LA IMPORTANCIA DEL SENTIDO

¿Para qué hemos nacido? ¿Cuál es nuestra misión? ¿Qué sentido tiene nuestra vida? Éstas son las preguntas más profundas y esenciales que el hombre se ha planteado a lo largo de la historia. Todos anhelamos encontrar ese significado que le confiere a la vida un valor mucho más grande que el que tiene la simple suma de sus partes. Quizás estés pensando que no has nacido con ningún propósito, que todo lo que te ocurre en la vida es casualidad, o que no tienes nada que aportar al mundo ya que sólo has venido a subsistir. Pero tu existencia sí tiene un sentido, y te invito a que te permitas encontrarlo.

El sentido de las circunstancias dentro del sentido de la vida.

Nada de lo que te ocurre, ocurre por casualidad: puedes encontrar un sentido a cualquier escenario de tu vida, a cualquier evento o contexto; puedes encontrar un sentido en lo sublime, en lo absurdo, en lo aburrido, e incluso, en lo doloroso.

Nunca debemos olvidarnos de la necesidad de encontrar un sentido en la vida incluso cuando nos enfrentamos a situaciones desesperanzadas, cuando nos encaramos a un destino que no puede ser cambiado. Cuando no está en nuestras manos cambiar una situación, el desafío es cambiarnos a nosotros mismos – Viktor Frankl

Todo empieza por el meta-pensamiento: aprender a pensar acerca de cómo piensas. El meta-pensamiento no se produce de forma automática o natural, ya que requiere de una abundante auto-consciencia, de un sólido mindfulness, y de una constante atención plena. Aprender a meta-pensar ayuda a mejorar tus perspectivas, como si te convirtieras en un pájaro que vuela a gran altura y observaras tu vida en su totalidad, y no sólo las pequeñas piezas que la componen. Y cuando logras ver el puzzle completo, entonces también logras ver la imagen que en él había escondida. Cada circunstancia que experimentas es una pieza de ese puzzle que forma parte de la imagen completa, aquella que te muestra el sentido de tu vida.

 

Encontrar un propósito para encontrar un sentido: 3 preguntas esenciales. 

Un propósito se convierte en tu faro personal: aunque estés perdido en medio de la niebla, el faro te seguirá indicando tu camino, aportándote una motivación y una dirección cada día. Pero un propósito no significa únicamente conocer qué trayectoria tomar, también significa aportar algo valioso al mundo. Con tu propósito ayudas al planeta en su evolución.

Existe una distinción fundamental entre ‘sentido’ y ‘propósito’. Generalmente, el sentido es el que mira hacia atrás, y te ayuda a entregar un significado a las circunstancias de tu pasado. El propósito, por otro lado, es el que mira hacia adelante, y te impulsa hacia tu futuro. El propósito es más que sólo entendimiento, es acción.

Estas son las tres preguntas esenciales que debes plantearte para encontrar tu propósito:

¿Qué es aquello que más te inspira en la vida? Hay actividades que te hacen perder la noción del tiempo, entornos que te hacen sentir que estás justo donde debes estar, o acciones que te llenan de una agradable plenitud. Lo que más te inspira en la vida está conectado con ese propósito por el cual vale tanto la pena vivir.

¿Cuáles son tus dones? Te estoy oyendo: estás pensando “qué dones, yo no tengo ningún don”. Sí, los tienes, te lo aseguro. Puede que no los hayas descubierto aún, que los hayas olvidado, o puede que tu parte cómoda los haya encerrado en alguna parte escondida de tu interior porque tiene miedo de convertirse en el ser maravilloso que eres. ¡Los dones han estado contigo siempre! Déjales manifestarse.

¿Qué necesita el mundo de ti? Viniste al mundo para entregarle algo extraordinario, para apoyar su evolución, para aportar algo esencial. Tienes algo que únicamente posees tú, algo que el mundo necesita de ti en su propio beneficio – y en el tuyo.

Encuentras un propósito cuando empiezas a comprender que formas parte de algo más grande que tu propia individualidad. Abraham Maslow, después de rectificar su jerarquía de necesidades, incluyó en la cúspide de la pirámide las necesidades de auto-trascendencia, que se definen como las necesidades de promover una causa más allá de sí mismo y experimentar una comunión fuera de los límites del yo. Esto significaría realizar un servicio hacia otras personas o grupos, dedicarse a un ideal o a una causa.

En el momento en el que entregas algo de ti – de forma incondicional, generosa y auténtica – descubres entonces que tu vida sí tiene un sentido. Esa entrega es tu propósito.

lighthouse-2307273_1920

Beneficios de encontrar un sentido a tu vida, que no habías considerado (basados en estudios científicos):

  • Desarrolla tu autoestima, la imagen que tiene de ti mismo/a, tu seguridad y confianza, y tu resiliencia ante las adversidades;
  • Mejora la calidad del sueño, tu salud física y mental, y tu sistema inmunitario;
  • Intensifica tus capacidades cognitivas (atención, percepción, memoria, resolución de problemas, comprensión, etc.) y tus funciones ejecutivas (aquellas que permiten establecer, mantener, supervisar y alcanzar un plan de acción dirigido a una meta);
  • Aumenta la longevidad; sí, está demostrado, y si no, pregúntales a los habitantes de la isla de Okinawa, al sur de Japón, con el mayor índice de longevidad en el mundo. ¿Por qué? La razón se le atribuye a su filosofía de vida basada en el descubrimiento de su ikigai (“la razón de ser”), que da sentido a su existencia.

En definitiva, sentirse parte de algo más grande y aportar algo extraordinario a esa gran red que formamos entre todos, es la mejor acción que se puede realizar para el beneficio propio, y para el beneficio de todo el planeta.

151d61c960220838390009799744

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s